Blog de whosangelerx

Probablemente

Escrito por whosangelerx 16-04-2018 en Reflexiones. Comentarios (0)

Ya van dos noches de insomnio.

Y probablemente pensarás

“¿dos noches? Eso no es nada”

¿Y sabes qué?

Probablemente tengas razón.

Pero probablemente

-y solo probablemente-

tú tienes la culpa.

No sabría si llamarlo culpa.

Suena a que ojalá salieses de mi mente;

y no.

Ni lo haces

ni tienes intención

ni yo me quejo.

Solo observo

a oscuras y en silencio

que no sé tomar decisiones;

aquel café a la tarde

por ejemplo.

Aunque

siendo sinceros

yo siendo café te envidiaría

pues ni 10 de esos 

me quitan el sueño como tú.


Recuerdos con sabor a tequila

Escrito por whosangelerx 13-04-2018 en Poesía. Comentarios (0)

(Throwback)

Simplemente no soy yo de aquellos a quien medio amar, o de los que medio aman. Si soy tormenta o hielo, acércate y derríteme, y te prometo probarás la más dulce locura en la que puedo convertirme con tan torpe esmero. Apúntome (prometo) a cada instante que sin dolor ni miedo anheles compartir con tal cursi poeta, pues aguante como ilusión y amor, no son veladas por su ausencia [si de mí conocer algo quisieras]. Mas si no temo errar, sí temo en lo que a mí mismo convierten mis sentidos; pues no puedo sino amarte u olvidarte, más letras unidas que al final, significan lo mismo que desde el principio repito. No sé ser medio caos ni media rosa; no sé medio ser. Y aun con miedo de que la razón de mi poesía (insluso si implícita) no comprenda ni un verso de esta expresión de mis temores e íntimas reflexiones, aquí yazco, quizá sin sentido, redactando cómo las palabras aquí dentro nacen, se calientan y alimentan de mis súplicas, y poco a poco van muriendo de frío. Pues primero no soy que no es capaz de "medio amar"; poesía en la que traducir esta bazofia que aquí he escrito.

Café y su cafeína

Escrito por whosangelerx 13-04-2018 en Poesía en prosa. Comentarios (0)

Cual imán atraigo yo la extraña cafeína que envenena el corazón, ya que siendo este veneno el culpable, también es el propio precursor del ciclo.

No sé si amo u odio el café;

su aroma embriaga 

aun sin tomarlo 

y ya lo bebas o no, escuchar tu corazón palpitar te recuerda que estás vivo

que está ahí 

que funciona. 

Recuérdalo hoy por si mañana no lo hace 

recuerda que no sentir

es como el dolor

pero más triste.

Recuerda que ya eres hábil corredor de estoy pasillos;

que el oscuro resplandecer es ensordecedor 

Pues cuando te atrapa aun oyendo olvidas ese don de escuchar 

Y aun respirando olvidas también ese don de vivir.

Tu lenguaje

Escrito por whosangelerx 13-04-2018 en Poesía. Comentarios (0)

Crear un lenguaje con suspiros,

suspiros de placer entre las sábanas; 

recital de besos

de miradas, de gemidos

de “te quiero”s al oído 

Darnos treguas

en las tardes de domingo

un cigarro, una cerveza

una peli en el sofá;

descansar en tu cintura

reposar sobre tu pecho

vacilar para escuchar de nuevo

esa risa que lo empezó todo.

‘Dulce introducción al caos’

Escrito por whosangelerx 13-04-2018 en Microrrelato. Comentarios (0)

Me pregunto qué tendrán tus ojostu mirada, tu forma de reírte de la vida. Me pregunto qué tendrá tu sonrisa que cada vez que su estúpida e inigualable dulzura me alegra el día (la semana y el mes) desastra mi mente de tal forma que solo es capaz de imaginar cómo se debe sentir coger tus manos, sujetarlas contra la pared (o contra el suelo, mientras no puedas moverte todo sirve) y acercarme a tu boca. Quedarme a milímetros, verte cerrar los ojos y morderte el labio con cuidado. Darte un beso en la mejilla, bajar lentamente a tu cuello y ver cómo cambia tu expresión, y tu respiración. Soltarte una de las manos para sujetar tu rostro con mis dedos desde bajo de tus labios. Que tengas la mano libre, para librarte de mí, o para acercarme más, tú decides. Besarte despacio, acariciarte el cuello y entrelazar mis dedos entre tu pelo. Deslizar mi mano desde tu pecho hasta “bajo del ombligo”. Detenerme ahí al sentir tu pulso acelerado, seguir besándote. Sentir el sabor del deseo;el deseo que aumentaba cada vez que se hacía de noche y aprovechaba para poder mirarte los labios e imaginar lo que tú no imaginabas. Seguir besándote hasta que tus labios pidan más; hasta que tu mano roce la mía que se halla sobre tu vientre y la intentes acercar un poquito más abajo. Tocarte despacio, besarte más rápido, empujarte hacia la cama. Besarte. Seguir... besándote... 

Me pregunto qué tendrás.